El aspecto visual que más destaca en nuestras habitaciones es la prenda elegida para vestir la cama. De un mismo modelo de cubierta podemos encontrar su variante en colcha, edredón o funda nórdica; y dentro de cada uno existen una gran variedad de estilos.

Pero, ¿tenemos clara la diferencia que hay entre una colcha, un edredón y una funda nórdica? ¿Sabemos cuándo es mejor utilizar cada una de ellas?

Despejamos todas las dudas; básicamente hay un elemento para diferenciarlos y es en función del grosor del relleno.

SEGÚN EL GROSOR DEL RELLENO

  • COLCHAS: lo normal es que tengan un relleno muy fino o incluso que no tengan. En función de la marca o fabricante nos podemos encontrar con gramaje más gruesos pero nunca superarán los 150 grms.

  • EDREDONES: poseen una guata más gruesa, de unos 250 gramos para proporcionar un ambiente más caldeado en el interior de la cama sin necesidad de utilizar mantas. Al igual que ocurre en las colchas, su relleno no se puede quitar ya que todo el edredón va cosido sin poseer ningún hueco.

  • FUNDAS NÓRDICAS: al poseer una hendidura en la parte superior de su tejido, se le puede meter el mejor relleno de nórdico que se desee, en función de su grosor (hasta 500 gramos), por su material (pluma, plumón, sintético) o incluso por su color.

En resumen, si nos fijamos en el relleno de la prenda, las fundas nórdicas dan total libertad al poder meterle el tipo de relleno que deseemos, mientras que los edredones presentan una guata de grosor intermedio y las colchas poseen un espesor mucho más fino.

¿Cuándo es más práctico utilizar un tipo de cubierta para la cama u otro?

  • Para noches frías: la mejor opción para dormitorios o noches muy frías es utilizar una funda nórdica con un relleno de buen grosor, así nos evitamos tener que añadir alguna manta o ropa adicional a la cama.
  • Para entretiempo: aunque el término entretiempo es bastante relativo y para cada persona puede significar una sensación de temperatura distinta, la mejor alternativa sería dormir en la cama con un edredón, aunque también sería válido una funda nórdica con un relleno más ligero o una colcha boutí con alguna manta adicional por encima.
  • Para noches cálidas: si la temperatura ambiente del dormitorio es buena o incluso calurosa, la mejor opción si deseamos dormir con algún tipo de cubierta sería optar por una colcha.

En nuestra tienda online tenemos una amplia variedad de colchas, edredones y fundas nórdicas.

Cualquier duda o aclaración, puedes dejarnos un comentario más abajo. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *